El gobernador Omar Perotti encabezó este jueves en el Salón Blanco de la Sede de Gobierno de Rosario, el lanzamiento de nuevas líneas de financiación para productores, en el marco de la emergencia agropecuaria, con bonificación de tasas de interés por parte del gobierno provincial, por un total de 8.500 millones de pesos en créditos.

 “Todos tienen conciencia de lo que significa el impacto de la sequía en Argentina y particularmente en la provincia de Santa Fe. Estamos sumando un esfuerzo de financiación para capital de trabajo, para que nuestros productores puedan volver a encarar la futura siembra”, aseguró Perotti.

 Y detalló: “Aquí hay aportes de distintas líneas; 5.000 millones del Banco de Santa Fe, 3.000 millones adicionales del Banco Nación y 500 millones que suma el movimiento mutualista en la provincia. Estamos bonificando tasas para llegar a tasas negativas, desde el 54 al 59%, con periodos de gracia que van de seis meses a un año, entre 15 y 18 meses, de acuerdo a la institución para el capital de trabajo en este financiamiento”.

En ese sentido, el mandatario agregó: “A esto se suma el trabajo con las asociaciones para el desarrollo, en cada uno de los departamentos, que es donde estamos haciendo las primeras entregas, desde hace 20 días, a los productores damnificados; desde los pequeños productores, con aportes no reintegrables, hasta las instancias de financiamiento que estamos sumando en el día de hoy con el aporte de las entidades financieras”.

 Por su parte, el ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, Daniel Costamagna, remarcó que “nos preocupa mucho una situación que se complejiza, no solo en los compromisos de pago de los insumos de la cosecha, sino en cómo recomponer el capital de trabajo para la nueva cosecha”.

Y sumó: “Con el gobernador conversamos mucho sobre esto, sobre la preocupación que las actividades se puedan retomar, tanto la siembra de pasturas para la producción lechera y para la producción ganadera, como lo que tiene que ver con la agricultura”.

 “Todo esto nos lleva a plantear la necesidad de recomponer el capital de trabajo y por eso hoy estamos haciendo este lanzamiento que tiene un costo para la provincia en materia fiscal de alrededor de 2.000 millones de pesos. A esto quiero sumar la eximición del pago del Impuesto Inmobiliario que, terminado el periodo de emergencia, va a estar alrededor de los 3.000 millones de pesos en condonación del impuesto”, concluyó el funcionario.

Ver nota completa